Pymes

Las enfermedades silenciosas de las Pymes

Hay retos que afrontar en la pyme para no perder el tren de la Cuarta Revolución Industrial.

enfermedades-pymes-post

Tiempo de lectura: 4 min.

12 marzo, 2019
Digitalización

Hace unos días asistí a un evento en el que una alta directiva de Telefónica España daba con las principales claves para posicionar a nuestro país con altas ventajas competitivas para la Digitalización de las pymes. No le faltaba razón. España se ha incorporado de forma ejemplar a algunos aspectos de la digitalización. Podemos garantizar que nuestras redes de comunicaciones son punteras a nivel mundial. El 4G y los dispositivos smartphone llegaron y se implantaron en nuestro país a un ritmo y forma magníficos. El alto uso por parte de ciudadanos y empresas, incluidas las Pymes, de estas tecnologías para comunicarnos y tener acceso a internet, nos han puesto en un lugar privilegiado, pero esta situación debemos aprovecharla y hay enfermedades silenciosas en nuestras Pymes, retos que afrontar, para no perder el tren de la Cuarta Revolución Industrial.

Cualquiera puede hacerse una idea de los retos visibles que tenemos las Pymes, que resumiría en aspectos clave como:

  1. Falta de capacidad inversora en soluciones tecnológicas e innovadoras, con carencias en captación de financiación externa y recursos propios.
  2. Escasez de talento digital y tecnológico en el mercado laboral, lo que implica una dificultad de acceso al mismo, al tiempo que supone un elevado coste por la gran demanda de estos profesionales en multinacionales y grandes empresas.
  3. Una alta fragmentación de negocios y empresas, sin tener tamaño estructural suficiente para afrontar los retos competitivos y en especial, a los que nos enfrentamos en los entornos digitales.

Pero estos retos visibles, en los que se centra todo el discurso en el ámbito de la Digitalización, no son tan graves como las enfermedades silenciosas que tienen las Pymes y que producen un freno mayor.

ESTRUCTURAFOBIA

Los negociosque carecen de una estructura organizativa y societaria acoplada a nuestros tiempos, provocando que sean incapaces de hacer frente a los cambios que se producen. Propietarios y directivos de las Pymes anclados a unas estructuras muy verticales, en los que los conocimientos y decisiones fluyen en una única dirección, sin que exista una participación más horizontal que permita mayor visión del entorno.

Este tipo de estructuras dificulta la incorporación a órganos de decisión estratégica al talento nativo digital. El desconocimiento en estas pymes suele ser elevado en materias como: la robótica, el Internet de las Cosas, la Inteligencia Artificial, el Blockchain, etc. Y aunque la “Generación Y” ocupe puestos directivos, los “Baby Boom y X” siguen en su mayoría copando dichos cargos.

TECNOATROFIA

Antes de la Digitalización está la tecnificación. En el momento que emprendemos el camino de digitalizarnos debemos pararnos, mirar hacia atrás y hacer un repaso de nuestros procesos y/o actividades productivas.

Muchas Pymes se encuentran en el dilema de tener que hacer una página web y aún siguen haciendo los pedidos a mano, o incluso, no hacen ni pedidos. La falta de una base experiencial previa a la hora de tecnificar procesos o producción es una de las enfermedades silenciosas a las que se enfrentan muchas Pymes. Si queremos que nuestras Pymes caminen hacia la digitalización, hagámosles gatear en la tecnificación.

COMPLIANCEMANIA

Si en los 90 algunas empresas sufrieron el colapso por la incorporación del control de gestión en beneficio de las decisiones estratégicas, en estos momentos muchas Pymes se están colapsando por el Compliance.

Compliance no es sólo una cuestión que afecte a grandes empresas,la pequeña y mediana empresa ya es rehén de las ventas realizadas a compañías con complejas plataformas impuestas por un riguroso proceso de gestión. Muchas Pymes ya tienen que medir a la perfección las responsabilidades penales, cuando quieren transformar su negocio al ámbito digital.

Si hace unos años, recibías un pedido y facturabas, ahora, desde la contratación hasta dar de alta una cuenta de pago en estas plataformas se ha convertido en una carga administrativa para las Pymes. Pero, el problema está principalmente en la desconfianza por una mala usabilidad que  supone enfrentarse a estos complejos procesos administrativos para muchos negocios b2b, generando animadversión hacia la digitalización de los mismos.

CIBERRIESGOFOBIA

El estado de inseguridad que generan los Riesgos Cibernéticos es otra de las enfermedades que acechan a la pyme. Tener las estructuras necesarias de seguridad es una evidencia, pero el factor emocional es clave en cualquier cambio o adaptación a una revolución de estas características. Si queremos fomentar este entorno digital y cibernético, no podemos tener de manera constante “la Espada de Damocles” de la ciberseguridad rondando nuestras cabezas.

Cuando una Pyme se enfrenta a un ataque sus herramientas son escasas en muchos ámbitos. La Ciberseguridad tiene un coste importante, ¿cómo podemos las Pymes invertir lo suficiente para estar a salvo?

A ninguna Entidad Financiera se le ocurriría dejar de digitalizarse solo por los ciber riesgos, simplemente invierten y toman medidas de prevención. Esta enfermedad silenciosa necesita de un amplio apoyo para curarse. Si no es así, será un freno emocional, económico y tecnológico para la digitalización. El enfermo, ese que tiene ciberiesgofobia, también tiene que poner de su parte. Superar miedos, garantizar su nivel de inversión a sus verdaderas necesidades y, sobre todo, no angustiarse.

CONTENIDO RELACIONADO:

Ideas

TENDENCIAS, EXPERIENCIAS & ENTREVISTAS

Aprendizaje

EVENTOS & EXPERTOS